domingo, 27 de septiembre de 2009

Comedero portátil otoñal - making off

Pensando en la temporada fría que ya se avecina hemos empezado a diseñar algunos comederos que nos van a permitir seguir fotografiando desde nuestro hide.

Este que os mostramos es un pequeño comedero portátil, muy fácil de construir y sobre todo muy fácil de instalar. Se le puede dejar fijo, o se le puede mover cada cierto tiempo si la zona ya no nos interesa desde un punto de vista fotográfico.

Para construirlo hemos utilizado:

- Maceta de rocalla decorativa.
- Listón cilíndrico de 2 cm. de diámetro.
- 3 angulos pequeños metálicos.
- Líquenes para decorar maquetas.

Todo se compra en un almacen de bricolaje y el liquen en una tienda de maquetas.

Lo primero es decorar la maceta de rocalla pegando con silicona transparente los líquenes por todo el borde superior. Se disponen a nuestro gusto estético (también se pueden usar otro tipo de líquenes o de musgos):



Después se toma el listón y se le saca punta. Y los tres ángulos se colocan en el extremo romo a dos centímetros del mismo. Se sujetan con cinta aislante. Decorarlo con cinta americana de camuflaje es opcional:





Para colocarlo solo hace falta clavarlo en el lugar elegido con un mazo de goma, y encajar el agujero que trae la maceta de rocalla en su fondo en el extremo superior del listón.

Después se llena con algún alimento que resulte atractivo para las aves que pensamos fotografiar. Son recomendables la magdalenas desmigadas, los gusanos tenebrios (comida habitual de reptiles) y la comida comercial para aves insectívoras. Aunque podemos probar a nuestra voluntad.

Aquí lo podemos ver instalado en el borde de una laguna relleno de comida para aves insectívoras. Podéis ver que tiene un pequeño posadero añadido que es optativo:





Aquí lo podéis ver colocado en un pinar y algunas fotos de making off entrando algunas aves a comer, después de una semana desde su instalación:









Es aconsejable rellenarlo dos veces por semana para que las aves se acostumbren a su ubicación y lo vayan descubriendo. También, el desmigar bien la comida que introduzcamos porque si no los pajaros se llevaran los trozos más grandes, posándose solo durante un segundo y no se posaran a comer, con lo que no nos darán tiempo a poder fotografiarlos. En las siguientes imágenes podéis ver a estos pillos llevándose los trozos más gordos de magdalena:





Esperamos que os sea de utilidad y os sirva para pasar veladas muy amenas de fotografía.

Ya tenemos contruidos dos comederos más. Uno invernal grande con techo para un robledal, por ejemplo y otro pequeño con compartimentos para tres tipos de comida, para aves de ribera de un río. Cuando los ubiquemos y hagamos las primeras pruebas ya os los iremos mostrando.

En breve os mostraremos las primeras fotos obtenidas en este comedero portátil.

Hasta la próxima y suerte con las fotos!

1 comentario:

  1. Hola. Que grandes sois. Me estaba imaginando yo, que nos hariais un comedero.

    Como mola; encima por lo que se aprecia en las fotos funciona a la perfeccion.

    Saludos

    ResponderEliminar