miércoles, 12 de febrero de 2014

COMEDERO EN EL BOSQUE HÚMEDO


Para variar un poco e irnos a un entorno distinto a nuestro pinar más habitual, esta vez comentamos una instalación para fotos fijas con luz de flash en un bosque mixto de hayas, castaños y algún eucalipto.


Introducción a la sesión fotográfica:

El bosque húmedo, con sus hayas y robles centenarios recubiertos de musgos y líquenes, forma un ambiente muy especial para sugerir muchas imágenes al fotógrafo de naturaleza. La vida se oye entre los árboles y la fina niebla que lo cubre todo, y nos invita a buscar un sitio escondido y remoto para plasmar el día a día de las aves que lo habitan.

El pit-pit del petirrojo nos acompaña en el amanecer cuando aún la bruma de la noche se resiste a desaparecer. Le venos saltar de rama en rama, mirándonos curioso y empezamos a pensar en una instalación para fotografiarlo en este entorno tan mágico.


Construcción del comedero:

Esta vez hemos elegido un elemento de uso cotidiano en la cocina, como es un colador metálico, para usarlo como comedero en nuestra instalación fotográfica. La idea se la vimos a Ana Mínguez y nos pareció ideal para comederos en muretes de piedra. La única precaución que habrá que tener antes de instalarlo en su sitio es la de pintarlo de un color verde o marrón para que no brille bajo la luz del sol y asuste a las aves que se acerquen a comer.
 
 Disposición de la escena:

Hemos aprovechado una vieja construcción en piedra de un molino sobre un arroyo dentro de la espesura del bosque para la instalación del comedero. La construcción se encontraba derruida en parte conservando solo sus paredes formadas por toscos sillares de piedra. El colador, ya pintado, se ha insertado en una de las paredes, empotrando su mango en una rendija entre las piedras para que lo sujeten firmemente. Para completar la escena hemos dispuesto una rama decorada con musgo y retorcida de una forma bastante estética, también empotrada en la pared de piedra, y una piedra con musgo soportada sobre una teja que hemos empotrado también en la pared. Estos dos elementos con la función de posaderos fotográficos, como se puede ver en las imágenes siguientes:



Esta vez usaremos el fondo natural del sitio que es el dosel vegetal de hojas, musgos y ramas que trepan por encima de la pared del fondo, intentando cierto desenfoque para que destaque el ave.

 Iluminación:


Para iluminar esta escena vamos a disponer tres flashes para el modelo y un flash para el fondo.

Colocaremos dos flashes frontales, situados a 45º a cada lado del posadero principal (rama decorada con musgo). Estos dos flashes se sujetan con pinzas con rótula en dos ramas que ya tendremos preparadas y cortadas a la medida que empotraremos en los laterales del muro a la altura del posadero. Se sitúan a 1,5 mts.  Aproximados del posadero. Se pueden poner con difusor para suavizar la luz frontal. El tercer flash se colocará en el muro del fondo, detrás del posadero y algo a la derecha del mismo, de igual forma que los dos anteriores. Como será el flash de contra cenital que perfilará al ave por detrás y por arriba hay que situarlo más alto y un poco lateral para que de volumen al ave y un poco de luz superior que de naturalidad a la escena.

El cuarto flash se usará para iluminar el fondo natural de ramas y hojas que cubren la pared del fondo del molino. Se coloca en un trípode en el suelo a una altura por debajo de la escena, apuntando hacia la zona del muro que va a ser el fondo de las fotos.

Hay que tener la precaución de camuflar los flashes. Se puede hacer con algunas hojas o ramas o también con red de camuflaje. La iluminación de la escena se ha dispuesto para una zona muy en sombra, solo con iluminación artificial. Es posible que algún débil rayo de sol se pueda filtrar durante la sesión, pero no afectará apenas al resultado final.


Flashes:

2 Flashes frontales Metz 50 a 1/16 y 50 mm
1 Flash de contra Metz 50 a 1/16 y 50 mm
1 Flash para el fondo Metz 58 a 1/16 y 50 mm

Colocación de la cámara y objetivo:

La dificultad de esta instalación estribaba en el poco espacio disponible para colocar todo, tanto instalación de la escena como hide fotográfico. Adaptándonos al espacio existente, colocamos los hides en el rincón
opuesto a la escena para poder separarnos lo más posible de la misma.

La instalación la hicimos antes de amanecer para no asustar a las aves que fueran habituales de esa zona del bosque, también teniendo en cuenta que los primeros visitantes del comedero por la mañana eran los petirrojos llegando a posarse algunas veces antes de amanecer o con las primeras luces del alba.

En este tipo de instalaciones no es raro tener la sorpresa de fotografiar a algún pequeño roedor de los que seguro habitan entre los huecos y resquicios de las piedras de las paredes. Y que se acercarán al comedero  al amanecer.
 

Parámetros de la cámara:

Focal: 220 mm
Diafragma: F/8
Velocidad: 1/250s
Sensibilidad: ISO 200

Esperamos que os haya gustado.

1 comentario:

  1. Muchisimas gracias por mostrar vuestro espectacular trabajo!!!. Un abrazo.

    ResponderEliminar